lunes, 28 de septiembre de 2009

LOS CEMENTERIOS DE LAS CUNETAS

El disparate jurídico que supone el proceso judicial abierto al juez Garzón por tratar de abrir un proceso contra los crímenes del Franquismo, no solo es un espectáculo vergonzoso, sino que supone un duro revés a las familias de los asesinados por la dictadura Franquista, que han tenido que vivir, desde el 01 de Abril de 1939, hasta nuestros días en muchos casos sin poder localizar los restos de sus familiares y amigos. Ahora, después de 30 años de democracia en España ,se encuentran en el mismo punto de partida que el día después del asesinato puesto que la “Ley de memoria história” ,salió herida de muerte del parlamento, ya que quienes han de solventar una deuda histórica con la víctimas de la dictadura Franquista y subsanar en una parte el horror y la injusticia que supusieron esos crímenes, lo que hacen es ahondar mucho mas en una herida que jamás se cerrará con esta actitud, por eso sería bueno hacerse algunas preguntas antes de continuar con la misma actitud.
Sería bueno preguntarse ¿qué clase de ejemplo queremos inculcarles a nuestros jóvenes de hoy y a las generaciones venideras, si juzgamos a aquellos que pretenden juzgar a los que impartieron justicia de forma arbitraria en España?, habría que preguntarle a la iglesia y sus gerifaltes, sino deberían por esa misma caridad cristiana que predican, manifestarse públicamente y de forma contundente para que los restos de los asesinados, sean devueltos a los familiares.
Para concluir este artículo, quisiera aportar una reflexión al hilo de toda esta cuestión, en la actualidad, en el mundo existen muchos regímenes totalitarios todavía por derrocar, entre ellos el régimen Cubano, conjuga todo los elementos necesarios.
Algún día, cuando el pueblo cubano recupere su soberanía y se establezca una democracia, todos los políticos de todos los países democráticos, aplaudirán la creación de una comisión que juzgue a aquellos que, durante décadas, han impuesto un régimen dictatorial en la isla, seguramente entre ellos habrá políticos españoles de todos los partidos, que de forma hipócrita aplaudirán la creación de una comisión de esas características, será entonces cuando los dirigentes cubanos, sentados en el banquillo, sacarán de sus bolsillos un salvo conducto al olvido y la injusticia que lleve por título: “LEY DE AMNISTÍA” y abajo, en letras minúsculas para eludir la vergüenza, pondrá aquello de: “FABRICADO EN ESPAÑA”

Las leyes de amnistía y de punto final, sólo sirven para que criminales cobardes queden libres de sus crímenes ante las sociedades democráticas a las que ellos han privado de forma criminal de la más elemental forma de libertad”
Antonio Garcia Leal ®
Publicar un comentario