lunes, 13 de abril de 2015

REPUBLICANOS DEL SIGLO XXI





Ochentaicuatro años después de la proclamación de la segunda Republica Española, los ecos de aquel periodo siguen sonando dentro de la sociedad civil y política de nuestro país, demostrando que ni  el fascismo que durante 40 años campó a sus anchas por el país, ni sus herederos, han sido capaces de borrar de la memoria colectiva de una parte de la sociedad  el anhelo de vivir en un país donde sus instituciones y por ende su sociedad sea  más justa y más democrática. Donde todas las instituciones sean del pueblo, por el pueblo y para el pueblo y donde el acceso a estas no sea por derecho, nombre y rango.

Así, ser republicano en el siglo XXI no es querer tener derecho a elegir en las urnas al jefe del estado, sino que se trata de profundizar en cambios en todas las instituciones que rigen el destino del país para democratizarlas y construir una sociedad próspera, justa y equitativa. Donde todos tengamos derecho a decidir libres y en libertad hacia donde queremos encaminar nuestro destino colectivo y donde las instituciones trabajen para los ciudadanos y no para el capital como sucedió en el verano de 2011. En aquel momento, el PP y el PSOE modificaron la Constitución del 78 para pagar las deudas del estado y de los especuladores con el dinero de la sanidad y la educación de todos los ciudadanos. De esta manera, en 2014 hemos asistido los ciudadanos y ciudadanas como meros espectadores al cambio de jefe del estado, entre la  pompa y el boato, en un periodo en que el pueblo pasa hambre o es desahuciado por una banca que es rescatada con el dinero del pueblo.

En consecuencia, considero que  es necesario derogar la constitución del 78, proclamar la III República y abrir un proceso constituyente donde los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país tomen posesión en su conjunto del derecho a decidir, redactando un texto constitucional consensuado con el pueblo. Entiendo que vivimos en un periodo donde los ciudadanos están formados y preparados para asumir  los cambios y para entenderlos desde la racionalidad y  sin el abismo del encontrarse, como  se encontraron nuestros padres y abuelos, ante la encrucijada de más Franquismo o Constitución del 78. Hemos de evolucionar de forma pacífica y democrática hacia un cambio radical en las instituciones y estructuras del estado que abra paso a un periodo de prosperidad construida desde abajo y dirigida entre todos los que de forma democrática y pacífica quieran participar.


En este sentido, hoy tenemos claras muestras que la sociedad actual está dispuesta a tomar las riendas del cambio y lo ha demostrado el 15M o a través de todas las mareas multicolores en defensa de lo público;  lo ha demostrado en las urnas, con parlamentos multicolores, y lo demuestra día a día protestando, pese a que el gobierno de derechas  se empeñe en hacer leyes que impidan este derecho fundamental en democracia. Así, hoy el pueblo está maduro para un cambio necesario o lo que es lo mismo para la evolución natural  de la España de las autonomías, hacia un modelo de Republica Federal, ya que el actual sistema está agotado y esta crisis lo ha demostrado.

Sin embargo,  está claro que hoy 14 de Abril de 2015 no podemos ni debemos olvidar a quienes dieron sus vidas por defender los valores, derechos y deberes de la constitución de la Segunda Republica Española. 

Ellos defendieron, desde el derecho al voto, algo tan fundamental y necesario para construir un mañana prospero y democrático, hasta el derecho a la sanidad. Así, dieron sus vidas, para que los ciudadanos y ciudadanas de todo cuño tuvieran acceso a la enseñanza pública. Lucharon por un texto que establecía en su artículo 2 que todos los españoles son iguales ante la ley o en su artículo 6 que el estado español renunciaba a la guerra como instrumento de política nacional, un texto que a través de su artículo 46 sentaba las bases de la sanidad pública que hoy tenemos.

 
Hoy muchos de los que dieron sus vidas luchando por defender los derechos y deberes de la carta magna de 1931 están tirados en las cunetas de las carreteras o enterrados en fosas comunes sin identificar, víctimas de la barbarie fascista que durante 40 años se instaló en España de la mano del general Franco y sus acólitos. “Ellos” no dudaron en asesinar de forma vil y cobarde a todos aquellos que no defendían los valores del “movimiento” que gano la guerra civil gracias al apoyo de la Alemania nazi o de la Italia fascista.
Por lo tanto, a todos los que están tirados en las cunetas de las carreteras y a sus descendientes les debemos todos los demócratas de España la identificación y devolución de los restos de los sus familiares y justicia.   

Debemos cerrar este capítulo de nuestra historia y comenzar a escribir el nuevo capítulo que conduzca al pueblo Español de forma democrática hacia la III República, para acabar de democratizar las instituciones del pueblo.

Hoy es tiempo de reflexión y de memoria de todos los republicanos del siglo XXI, es tiempo de mirar atrás para no olvidar de dónde venimos, pero también es tiempo de mirar hacia adelante para saber hacia dónde vamos. Es tiempo de construir una conciencia republicana sólida entre los ciudadanos y ciudadanas de todo cuño, a lo largo y ancho de nuestro país, capaz de impulsar la proclamación de la III Republica Federal Española, una Republica que seguramente en palabras de Abraham Lincoln seria  “Del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”

Salud y república 


Antonio Garcia Leal ®
Coordinador de redes ICV El Vendrell


viernes, 16 de enero de 2015

PASOS DE PEATONES ELEVADOS, TRAMPAS URBANAS


En muchas de las calles de nuestro municipio podemos encontrar pasos de peatones elevados. Estos elementos tienen la función de dotar de seguridad a los peatones, dado que hacen que los conductores reduzcan la velocidad de forma considerable, y la de conectar la acera de forma que sea más fácil cruzar las calles por las personas con movilidad reducida. Sin embargo, lejos de ser una solución, se han convertido en un problema local dado que en cada calle de nuestro municipio podemos encontrar elementos de tamaños, colores o con el sistema de drenaje diferente.

En consecuencia, esto por un lado es un problema para los peatones ya que, en vez de encontrarse con estos elementos como una ayuda para ellos, pueden convertirse en verdaderas trampas urbanas. El motivo es que algunos, por su sistema de drenaje, hacen que las rejillas del sistema de drenaje caiga o se separen haciendo agujeros con los que se pueden provocar tropiezos de la gente. Esto lo puede comprobar en el paso elevado que hay delante de CAP de El Vendrell ya que hace años que tiene las rejillas caídas. También, se puede encontrar en pasos de peatones elevados que hay en la Avenida Jaume Carner. Por otro lado, también podemos encontrar, en la calle Barcelonès o al urbanización Torreblanca, pasos elevados de peatones que no se unifican con la acera. Este hecho, lejos de ser una ventaja para las personas con movilidad reducida, se convierte en un problema.

En segundo lugar, con respecto a los conductores, estos elementos también son un problema para el que no siempre son fáciles de identificar. Así, no siempre están señalizados de igual manera ya que algunos tienen señales verticales como marcan las recomendaciones del Departamento de Tráfico de la Generalidad. En cambio, otros no tienen señales, y en cuanto a su pintado, podemos encontrar de todos colores. En este sentido, el verdadero problema es que aún no existe una normativa unificadora de criterio en todos los ámbitos ya que las recomendaciones del Servicio Catalán de Tráfico no son de obligado cumplimiento por parte de las administraciones locales.

En tercer lugar, en cuanto al otro elemento de disuasión para que los conductores no circulen con excesiva velocidad, las bandas transversales de alerta, el Vendrell tenemos de todo, de todos los tamaños y colores. Así, como ocurre con los pasos de peatones elevados, tampoco existe una normativa específica en Cataluña. Por lo tanto, este hecho vuelve a ser un problema.

Sin embargo, España, para garantizar la legalidad de estos elementos a través de una normativa de Fomento, legisló sobre su col • locación, dimensiones y señalización. De este modo, hizo un cambio en el código de circulación para que no se consideraran un obstáculo. Sin embargo, los legisladores españoles excluyeron de su normativa, a través del artículo 2, a todas las carreteras que no fueran de titularidad del Estado Español. Por este motivo, las de titularidad de la Generalitat no están afectadas y la de titularidad municipal tampoco. Por tanto, no existe una normativa clara al respecto y por estos motivos, tenemos elementos de este tipo diferentes, con distintas señalizaciones.

Consiguientemente, cansado de ver cómo en nuestro municipio había todo tipo de elementos de los mismos, con colores y tamaños diferentes y con señalizaciones distintas, elaboré un informe de 29 páginas a nivel local para identificar qué cantidad de elementos diferentes teníamos en nuestra villa. Así, voy solo • licitar a nuestro gobierno que se hiciera una normativa unificadora a nivel local, por su col • locación, sus medidas y su señalización. Sin embargo, nunca recibió ninguna respuesta de nuestro Ayuntamiento. Por ello, viendo que el problema era en toda Cataluña y que no llegaría a ninguna parte a nivel local, decidí presentar una propuesta al Parlamento de Cataluña a través del grupo parlamentario de ICV-EUiA. El objetivo era que se creara la normativa catalana para el instalador • instalación de pasos de peatones elevados y bandas transversales de alerta. Así, en enero de 2014 se aprobó en la Comisión de Territorio y Sostenibilidad del Parlamento de Cataluña por unanimidad. Este hecho, supone que se creará una comisión técnica en la que participarán las distintas administraciones implicadas, a fin de que se cree una normativa aplicable a todo el territorio que homogenice su instalación • instalación. Tengo que decir que a fecha de hoy se está trabajando en la confección de los miembros de esta comisión.

Sin embargo, sería bueno que nuestros gobernantes locales tomaran nota de la situación de algunos de estos pasos de peatones y se hiciera una revisión de estos elementos que tenemos en nuestro municipio. El objetivo es que dejen de ser trampas urbanas por los peatones o elementos que, lejos de facilitar el paso de las personas, se conviertan en un obstáculo. Por ello, desde nuestra agrupación hemos instado al gobierno local a hacer una revisión de todos los que hay ya trabajar para hacerlos accesibles, seguros y útiles para los ciudadanos de nuestro municipio.

Enlace de la comisión de Territorio y sostenibilidad de Enero 2014 donde se aprobó la propuesta.





Antonio Garcia Leal ®
Coordinador de redes ICV El Vendrell







CUANDO LLUEVE ME MOJO LOS PIES

Resulta paradójico que en el municipio donde vivimos cuando llueve nos tengamos que preocupar de no mojarnos la cabeza, llevando con nosotros un paraguas, y aún así hacemos lo que hacemos es mojarnos los pies.

Este fue uno de los descubrimientos que hice cuando vine a vivir al municipio allá por marzo de 2006. De camino a casa, desde la estación de tren, me cogió un aguacero considerable, y yo, acostumbrado a las fachadas de mi Barcelona natal, trataba de pegarme en los edificios para protegerse de la lluvia bajo el paraguas artificial en que se convierten los balcones cuando llueve. Sin embargo, cuando quise darme cuenta, el agua de un pluvial me había dejado los pies calados. Ante esto y pasados unos días, conversando con gente de toda la vida de Vendrell, me explicaron que los pluviales dan a la calle para no saturar la red cloacas en caso de lluvia, no sea que hubiera otra inundación como la de 2000.

Ahora que ya llevo unos años establecido en el municipio, y que he aprendido la lección, cuando llueve no me acerco a los edificios. De este modo, me pregunto si alguien en algún momento no se ha planteado dar solución a este problema porque, si bien me parece del todo razonable que para no saturar el sistema de cloacas por la lluvia, los pluviales estén conectados a la calle, creo algo se debería hacer para que cuando llueva el agua de lluvia no nos moje los pies a los ciudadanos del municipio. Por ello, dada mi vocación propositiva, creo que puedo anunciar que yo pondré mi granito de arena para que el Ayuntamiento de Vendrell ponga solución a medio y largo plazo a este problema en beneficio todos los vendrellenses y vendrellenques (si es que el ayuntamiento quiere sacarla adelante).

Como primera medida propondré que el Ayuntamiento redacte una normativa técnica, para las viviendas de nueva construcción, que regule que los pluviales deben ser conectados de forma que desaguan en la calzada y que la normativa contemple los pluviales existentes para dar pautas para su conexión. La segunda será que el Ayuntamiento redacte un plan de trabajo, a medio y largo plazo, para ir conectando los pluviales existentes a través de planes de ocupacionales creados específicamente. En tercer lugar, pedir que se modifique la ordenanza 21, relativa a la apertura de zanjas en la vía pública, obligando a las empresas, que abran la calle donde hay pluviales, conectar su salida a la calzada.

Finalmente, me gustaría hacer mención en este artículo que, a veces a pleno sol y con un calor abrasador, para algunos pluviales del municipio el agua jabonosa del cubo de fregar baja por la calle mojándonos también los pies. Ante esto lo único que puedo recordar a los vecinos y vecinas de nuestro querido municipio es que esto es un problema de civismo y que invito a todos a reflexionar.





Antonio Garcia Leal ®
Coordinador de redes ICV El Vendrell
http://instagram.com/tatarlak/