martes, 20 de julio de 2010

COLORES PATRIOS

La historia de los colores de nuestra bandera nacional se remonta a la necesidad de reconocer el pabellón Español en los buques de la armada real Española, debido a que con el advenimiento de la casa de Borbón en tiempos de Felipe V que reino en España desde el 1700 hasta el 9 de Julio de 1746, este estableció como pabellón las armas reales sobre el paño blanco propio de la casa de Borbón.

A partir de este momento y hasta el reinado de Carlos III el pabellón real español será el anteriormente descrito. Debido al extendido uso del pabellón con paño blanco propio de la casa de Borbón entre los distintos reinos sobre los que gobernaba esta casa (Nápoles, Francia, la Toscana o Sicilia) Carlos III ordeno a su ministro de Marina Antonio Valdés y Bazán un concurso con el fin de buscar un nuevo pabellón para la Armada y los buques mercantes con el fin de distinguirlos de los de otras naciones. De los 12 bocetos que se presentaron a concurso, el rey eligió dos, a los cuales vario las dimensiones de las franjas uno seria para la marina mercante, y el otro para la armada real.


Tras la elección el día 28 de Mayo de 1785 se proclamo un real decreto que dice:

“Para evitar los inconvenientes, y perjuicios, que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la Bandera nacional, de que usa mi Armada naval, y demas Embarcaciones Españolas, equivocándose á largas distancias, ó con vientos calmosos con las de otras Naciones; he resuelto, que en adelante usen mis Buques de guerra de Bandera dividida á lo largo en tres listas, de las que la alta, y la baxa sean encarnadas, y del ancho cada una de la quarta parte del total, y la de en medio amarilla, colocándose en esta el Escudo de mis Reales Armas reducido á los dos quarteles de Castilla, y Leon con la Corona Real encima; y el Gallardete con las mismas tres listas, y el Escudo á lo largo, sobre quadrado amarillo en la parte superior: Y de las demas Embarcaciones usen, sin Escudo, los mismos colores, debiendo ser la lista de en medio amarilla, y del ancho de la tercera parte de la Bandera, y cada una de las restantes partes dividida en dos listas iguales encarnada, y amarilla alternativamente, todo con arreglo al adjunto diseño. No podrá usarse de otros pavellones en los Mares del Norte por lo respectivo á Europa hasta el paralelo de Tenerife en el Océano, y en el Mediterraneo desde primero del año de mil setecientos ochenta y seis: en la América Septentrional desde principio de Julio siguiente; y en los demas Mares desde primero del año de mil setecientos ochenta y siete. Tendréislo entendido para su cumplimiento”.
“Señalado de mano de S.M. en Aranjuez á veinte y ocho de Mayo de mil setecientos ochenta y cinco”. A D. Antonio Valdés.

(Copia extraída literalmente de la página web de la Moncloa la cual a su vez proviene del original)

Carlos IV de Borbón(1788-1808) sucedió a Carlos III en 1788 bajo su reinado las ordenanzas generales de la armada naval de 8 Marzo de 1793, hacen extensivo el uso de la bandera Rojigualda a las plazas marítimas, castillos y defensas de las costas y la definen como bandera real.

Bajo el reinado de Isabel II (1833-1868) se amplió el uso de la bandera bicolor al ejército de tierra, procediéndose así a unificar la bandera Española. El real decreto de 13 de Octubre de 1843 establece la sustitución de banderas, estandartes y escarapelas, enseñas del ejército, por otras nuevas rojigualdas.

Con posterioridad, la instrucción sobre insignias, banderas, honores y saludos de la armada, de 13 de marzo de 1867 vuelve a describir la bandera de buques, arsenales y plazas marítimas de forma explícita.

Seria bajo el reinado de Alfonso XII cuando se definitivamente la bandera Nacional seria definida como la rojigualda, mediante la instrucción del 10 de diciembre de 1878, sobre insignias, banderas, honores, y saludos marítimos en cuyo artículo primero se define la bandera nacional en los mismos términos que la citada instrucción de 1867.

Habiendo transcurrido 13 días del exilio de Alfonso XII y de la proclamación de la II Republica, el 27 de Abril de 1931 el gobierno provisional mediante un decreto adopto como bandera nacional una bandera que constaba de 3 franjas iguales la primera roja, la segunda amarilla y la tercera morada, en el centro de dicha enseña, consta el escudo republicano el cual se estableció en el mismo decreto, dicho escudo se remonta a los tiempos de la revolución de 1868 o la también conocida como La gloriosa. El decreto establece que se utilizara como escudo:

"...el que figura en el reverso de las monedas de cinco pesetas acuñadas por el Gobierno Provisional en 1869 y 1870."


En lo que respecta al morado, el decreto dice de este:

“Hoy se pliega la bandera adoptada como nacional a mediados del siglo XIX. De ella se conservan los dos colores y se le añade un tercero, que la tradición admite por insignia de una región ilustre, nervio de la nacionalidad, con lo que el emblema de la República, así formado, resume más acertadamente la armonía de una gran España.”

Existe cierta controversia sobre la procedencia del color morado como símbolo de castilla puesto que el Pendón morado de Castilla no fue tal el cual ya que se ha demostrado que este es rojo carmesí, y así lo hacen constar en el libro de actas del ayuntamiento de Valladolid donde dice textualmente "era grande y algo pesado, de tres varas y media de ancho y largo, de damasco carmesí, con las armas de Castilla por ambas partes pintadas en el dicho pendón". A los comuneros se les atribuye el uso de una enseña morada para distinguirse, pero diversos estudios posteriores han demostrado que estos utilizaban por enseña una que portaba cruces rojas, frente a las blancas de los partidarios de Carlos I .


El 17 de Julio de 1936 tras la sublevación militar el bando sublevado estableció como bandera la rojigualda, mediante la instrucción del 29 de Agosto de 1936, el 13 de septiembre de ese mismo año el bando sublevado ordeno que como escudo se utilizase el republicano. El 02 de Febrero de 1938 el bando sublevado adopto como enseña la bandera con los colores anteriores a la II Republica, en la cual se establece como escudo los elementos de la heráldica de tiempos de los Reyes católicos, el Águila de San Juan con el yugo y las flechas en la parte inferior y los cuarteles del escudo los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, teniendo en la parte superior una corona esta bandera se haría oficial para todo el país tras la derrota definitiva del gobierno republicano y la imposición de una dictadura que duraría 40 años, en 1945 los sublevados cambiaron de nuevo el escudo y en octubre de 1977 volverían hacerlo.

Con la llegada de la democracia el cambio de régimen hacia una monarquía parlamentaria en la cual el jefe del estado desciende de la casa de Borbón el escudo de la enseña nacional sufriría un último cambio, el cual, el 5 de octubre de 1981, curiosamente 9 meses después del último levantamiento militar en España, - el cual tuvo lugar el 23 de febrero - se adoptaron para el escudo los símbolos de la casa de Borbón
Publicar un comentario