miércoles, 30 de noviembre de 2011

ROS vs IGNASI


Aprovechando que he pasado dos días den Barcelona buscando trabajo y aunque estos hayan resultado infructuosos, he tenido la oportunidad de asistir a las conferencias de Angel Ros y Joan Ignasi Elena, presentando su candidatura para acceder al cargo de primer secretario del PSC, he de decir de ambos, que me parece una actitud valiente la suya, ya que gane quien gane, tiene por delante un arduo trabajo de motivación del votante de izquierdas creando un proyecto político que lo movilice, además de encontrarse en un complejo escenario político donde la derecha campa a sus anchas demoliendo el estado del bienestar actual y entregando el poder que emana de las urnas a los mercados.

La impresión general que me he llevado de ambas conferencias, es que me han tratado de transmitir las mismas ideas de forma diferente, ya que los dos candidatos defienden de puertas para dentro del partido, la participación de las bases en la construcción del proyecto político, una renovación profunda de los cargos del partido, la limitación de mandato de los cargos, y transparencia, sobre todo transparencia, de puertas para fuera un grupo propio en el congreso de los diputados que represente los intereses de los catalanes, una defensa del catalanismo dentro del marco de una España federal, un proyecto social demócrata y una reconexión con el ciudadano que en palabras de Marti Miralles, conferenciante en el proyecto de Joan Ignasi Elena, la define diciendo “hemos de crear un partido que abandone los despachos y baje a la calle”.

Si bien en ambas conferencias he oído los mismos postulados, sería bueno reflejar que entre las dos maneras de explicarme lo mismo me quedo con Joan Ignasi Elena, puesto que frente al discurso, monolítico y numerado de Angel Ros en la tribuna del aula Magna de la Universidad de Barcelona, donde las primeras filas estaban reservadas para la cúpula del partido, está el discurso abierto y plural de Joan Ignasi Elena, en el teatro Raval de Barcelona, un discurso donde el ultimo en hablar fue el candidato, donde no había asientos reservados, y donde brillaban por su ausencia las corbatas que había visto el día anterior en la Universidad de Barcelona, puesto que me siento más próximo a la idea de partido sintetizada en la frase de Ignasi “hace falta que todos tomemos parte”, ya que no soy más que un obrero instruido, un hijo del pueblo que se crio a un par de calles del teatro Raval que forma parte de la base del PSC y que desea que se construya un proyecto de todos por todos y para todos.

He decir por último, que le deseo la mejor de las suertes a ambos candidatos y que al vencedor le tiendo mi mano para ayudarle en todo aquello que pueda para construir un proyecto de izquierdas de todos por todos y para todos.

Antonio Garcia Leal ®

Publicar un comentario