miércoles, 18 de junio de 2008

La larga travesia del desierto

El largo y tedioso camino que lleva a la clase trabajadora en Europa cada vez más parece un involución en el ámbito de derechos y libertades, cada vez con mayor lucidez se ve el camino que los políticos de la unión europea quiere marcar a la clase trabajadora de esta Europa comunitaria, y sino a las pruebas me remito.
Partiendo de la denuncia hecha ya en el articulo “ La crisis humanitaria de Europa” no me queda más que seguir la estela de acontecimientos que vive la vieja Europa en el marco de derechos con iniciativas tales como el aumento de la jornada laboral de 48 horas semanales a un máximo de 65 horas, eso supone un duro revés a la jornada de 35 horas y a la conciliación de la vida familiar con la vida laboral.
La pregunta es ¿porque se toman medidas de esta índole?, ¿que pueden apaliar dichas medidas?, según los mandatarios europeos estas medidas se hacen para tener competitividad con los productos de los países emergentes, donde en muchos casos la productividad está por encima de los derechos de los trabajadores.
Yo creo que medidas como esta lo único que hacen es dividir a la clase trabajadora debilitándola ante la patronal, generando grietas entre los sindicatos y los trabajadores, distanciando los puntos de vista en una sociedad que en el plano económico asfixia al asalariado que está cargado de deudas debido al alto coste de de la vida en esta sociedad que hemos creado.
Es por eso que pienso que tenemos la obligación moral como ciudadanos de Europa de no permitir este tipo de legislación, nuestros herederos hijos, nietos, bisnietos no nos deben recordar como la generación que involuciono socialmente sin decir nada. Tenemos que protestara de forma firme pero pacifica con el fin de mejorar la sociedad que estamos creando, hacer un mañana mejor para todos creando modelos productivos asimilables por terceros países que garanticen unos derechos fundamentales a los trabajadores y que avancen hacia la mejora de las condiciones laborales, sociales y productivas.
Otra prueba evidente de que vamos retroceden las garantías y derechos es la nueva legislación Italiana contra la emigración ilegal este tipo de legislaciones lo único que hace es desproteger aun mas al ya débil ciudadano del tercer mundo que huye del hambre y la miseria de sus países de origen donde está condenado a morir de hambre por culpa de unos mandatarios corruptos o interminables conflictos bélicos que se eternizan sin solución.
Si cuando llegan a Europa, concretamente a Italia se les trata como a delincuentes por haber llegado de forma ilegal, ¿qué ideas estamos exportando a los países del tercer mundo?, ¿que pueden pensar ellos de nosotros?, es lamentable que se permitan ese tipo de legislación en un país miembro de la Unión Europea, aun que es evidente que Italia sigue la estela que deja la Unión Europea.

Para concluir quiero hacer referencia a la cumbre de la FAO donde no se llego ni a un acuerdo de mínimos lo cual supone un duro revés para todos aquellos que están desamparados en los países del tercer mundo y un largo incremento en la tasa de mortalidad en estos países, esto nos tendría que hacer reflexionar sobre qué es lo que estamos haciendo mal y si este ritmo destructivo es sostenible a largo plazo o es otro claro síntoma del deterioro de las sociedades modernas que deben de cambiar sus prioridades con el fin de alcanzar soluciones globales que nos afectan a todos, si dejamos que se mueran de hambre tanto les dará que se les considere proscritos en Italia o que las directivas Europeas en materia de emigración ilegal se endurezcan, seguirán viniendo sin más si no les ofrecemos soluciones razonables desde los países ricos, si no les damos alternativas en sus países de origen, sino invertimos allí para que se creen sociedades mejores. Por eso espero que más tarde más temprano se reconduzca esta situación, y el sistema cambie.


“La construcción de un mañana mejor,
estará condicionada a la solidez de los
cimientos que coloquemos en el presente”



A.G.L
Publicar un comentario