sábado, 26 de julio de 2008

EL COMUNISMO

UN GIGANTE CON LOS PIES DE BARRO

Se puede decir que la revolución rusa fue el punto culminante del movimiento comunista surgido en Europa en tiempos de la revolución Francesa.
Pero la pregunta es, ¿es comunismo lo que hubo en Rusia y sus países satélite?, ¿podemos decir que china es un país comunista?, y el régimen cubano ¿es comunista?, podría decirse que las revoluciones en estos países fueron comunistas y sus líderes también eran partidarios de crear una sociedad comunista, pero cuando accedieron al poder detuvieron el proceso y acabaron con los sueños de crear una sociedad justa e igualitaria, ya sea por los factores externos o por la codicia de sus dirigentes la realidad es que no hemos llegado a ver nunca una sociedad comunista en funcionamiento pleno; si cabe podría decirse que lo más aproximado a este tipo de sociedad, se denomino colectividades y se dio en Cataluña y Aragón principalmente durante la guerra civil Española, aunque estas fueron disueltas en 1937 por el ejercito de la república.


Podemos decir que, el comunismo es una corriente ideológica que preconiza la eliminación de las clases sociales con el fin de crear una sociedad con una única clase, autosuficiente, que se abastezca así misma y que viva en paz y armonía allá donde sea asimilada el primer intento de crear una sociedad comunista en Europa fue en la Francia revolucionaria, entre 1795 y 1796, esta denominó “La conspiración de los iguales” , y ensalzaba la igualdad real del hombre que figuraba en “la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano de 1789”, entre sus líderes podemos encontrar a François- Noel Babeuf, el cual defendía la abolición de la propiedad privada y el derecho a heredar la tierra, también era un firme partidario de la colectivización de la tierra Babeuf es considerado uno de los primeros teóricos del comunismo así como un pre anarquista.
La conspiración de los iguales fracasó, no obstante, esta corriente de pensamiento sumada a otros factores sociales económicos y políticos, desembocaría en el Marxismo plasmado en el manifiesto comunista de 1848.

El manifiesto comunista, escrito por Marx y Engels, fue publicado en 1848 y supone la piedra angular, entorno al cual girará el comunismo en los posteriores 69 años hasta la revolución rusa de 1917, y viene a dar respuesta a la emergente clase trabajadora que vive en condiciones deplorables en toda la Europa industrializada el comunismo es una clara condena al capital y a la sociedad capitalista, que explota a la clase trabajadora ante la pasividad de los poderes públicos, por este motivo, el manifiesto preconiza entre sus máximas la abolición de las clases sociales y del estado para crear una sociedad justa e igualitaria donde no existan clases para este fin es necesario hacer una revolución; esta revolución llevará a la clase obrera al poder, y tras un periodo de transición, en el cual un ente gestor revolucionario, llevará la sociedad a la última y definitiva fase de la revolución que es la desaparición de este ente gestor porque la sociedad ya es autogestionable .
También es cierto que Marx era un visionario que pensaba que la revolución comunista se extendería por todo el mundo con facilidad, y esto quizá es el error potencial, porque ninguna sociedad de momento estaba preparada para ese cambio tan radical es por eso que el comunismo no prosperó, porque la construcción de una sociedad comunista suponía la destrucción de la sociedad existente hasta sus cimientos, y la creación de una clase única en la cual no existieran diferencias.
El comunismo tampoco prosperó dentro de la clase obrera ya que no todos estaban conformes en cómo se debería hacer el cambio y esto quedo patente en el congreso de la primera internacional en 1872, donde fueron expulsados los Anarquistas y los Anarcosindicalistas porque no estaban conformes con el periodo de transición en antes de la eliminación del estado.
La necesidad de crear un sociedad igualitaria fue el motor de los cambios que supusieron unas sustanciales mejoras en la vida de la clase obrera de Europa tras una constante lucha, y a costa de no pocas vidas de obreros, aun así la revolución comunista no llegaba a consolidarse, no obstante, la necesidad de crear una sociedad como esta es, al final, el germen destructor de esta sociedad en sí misma, porque si analizamos los resultados de las revoluciones denominadas comunistas, todas las revoluciones se han estancado en la 2 fase, partiendo de la base que una revolución comunista consta de tres fases diferenciadas que serían;

En primer lugar la revolución,

En segundo lugar la creación de un órgano gestor revolucionario que conduciría la revolución
En tercer lugar y definitivamente la última fase, la cual sería la eliminación del estado o del ente gestor de la revolución porque la sociedad habría aprendido a autogestionarse.

El fracaso del comunismo queda patente en la revolución rusa de 1917, donde el pueblo se levantó contra el Zar porque estos vivían en un estado feudal, donde los ciudadanos no era más que meros instrumentos del estado, allí sí que la revolución tuvo éxito, porque el cambio suponía la hegemonía del pueblo, la colectivización de la tierra para beneficio del pueblo, porque por fin se terminaría con las clases privilegiadas de la sociedad zarista, para convertir, en hechos consumados, las teorías de Marx y Engels del manifiesto comunista y llegar a crear esa utópica sociedad, donde todos fueran iguales y donde a nadie le faltase de nada.

Para ésto los líderes de la revolución, León Trotsky o Vladimir Lenin, Josef Stalin, entre otros, llevarían al pueblo ruso por las diferentes etapas del Comunismo descrito en “Manifiesto comunista” de Marx y Engels y es aquí donde está el problema del comunismo propiamente dicho, en la incapacidad de los dirigentes comunistas de pasar a la 3 fase, en la cual ¿habrá desaparecido de la naturaleza humana, el egoísmo, las ansias de poder, el afán de progreso del individuo de manera personal y el deseo de vivir de una manera diferente?, ¿estarán dispuestas las clases dirigentes a dejar de tutelar el proceso revolucionario porque éste ya ha llegado a su cenit?, ¿entenderán que no sean más meros instrumentos de la revolución?, ¿aceptaran que no sean por más tiempo venerados por haber dirigido la revolución y pasar a ser simples ciudadanos como todos los demás?, yo creo que no y esto quedo patente tras la prematura muerte Lenin, porque en ese momento en el que Stalin toma las riendas de la revolución, tras la pugna por el poder con Trosky, es cuando esta se estanca de forma definitiva, y es desde entonces, que el comunismo no avanza hacia su tercera y decisiva fase . Por otro lado, además de estancar la revolución en Rusia, también se dedicó a perseguir, de forma implacable, a aquellos que pregonaban la creación de una sociedad más igualitaria basada en el comunismo buena prueba de ésto la tenemos en el asesinato de Trotsky o Andreu Nin, entre otros, éste último fundador, junto a Juan Andrade del POUM, (PARTIDO OBRERO UNIFICADO MARXISTA) un partido de corte Marxista, venido de la unión de los partidos BOC ( BLOQUE OBRERO Y CAMPESINO) y el ICE (IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA) en 1935, en España, el POUM era contrario el marxismo- leninismo y por eso sus líderes fueron perseguidos por los agentes comunistas rusos en el extranjero, en este momento y desde mi punto de vista es aquí donde el comunismo Ruso pasa a ser una simple dictadura.

Otros intentos posteriores de crear una sociedad comunista fracasaron por el mismo motivo que la revolución rusa lo hizo antes, desde la revolución china o la revolución cubana, dirigidas respectivamente por Mao Zedong y Fidel Castro por la incapacidad de sus líderes de ir más allá de la segunda fase de la revolución. Y es que en realidad, el principal obstáculo para que las sociedades comunistas funcionen, son las ansias de progreso y de mejora individual de las personas que han de construir estas sociedades, porque éstos se convertirán en los padres de la revolución desde el mismo instante en que asuman el control de la revolución, serán jueces y verdugos de la revolución allá por donde vayan, serán venerados por unos y denostados por otros y ese en el fondo es el germen destructivo de la sociedad comunista, la creación de una clase dirigente que siempre pueda ponerlo todo en tela de juicio, la falta de unos plazos claros y concisos para la consecución de las metas del manifiesto comunista, el conformismo total y absoluto de la sociedad con respecto a su situación. Y es que en el fondo, el comunismo predica la sociedad del pensamiento único y eso va contra la naturaleza humana.

¿És entonces el comunismo, la solución a los problema de la sociedad?, yo creo que no, y no porque sea una idea inviable, sino porque ninguna sociedad está dispuesta a asumir los elevados costes de destruir todo lo construido hasta ahora, para dejar en manos de unos cuantos elegidos, la transición hacia una sociedad igualitaria, no obstante hay que decir que la idea es genial, que sería lo deseable, que la sociedad fuese así, autosuficiente, autogestionable, sin poderes públicos que nos dirijan, sin propiedad privada, una sociedad donde tengamos de todo. Una utopía inalcanzable, es por eso que yo denominaría al comunismo como un “Un gigante con los pies de barro”.

Pero tranquilos la sociedad puede mejorar Babeuf dice al final de “el manifiesto de los plebeyos”, “¡Vamos, después de mil años, a cambiar estas leyes groseras!” yo os digo que lo hagámoslo será un buen comienzo

® Antonio García Leal
Publicar un comentario