lunes, 29 de junio de 2009

DE LA REVOLUCION DEL 79 AL FRAUDE DE LAS ELECCIONES DEL 09

Han pasado 30 años desde que la revolución Iraní derrocase al Sha de Persia Mohammad Reza Pahlevi, 30 años después los instigadores de aquella revuelta popular contra aquel régimen falto de libertades y democracia aunque próximo a la occidentalización del país, se han encontrado que una nueva generación de Iranís se manifiesta por las calles y lucha por la falta democracia en Irán.

Está claro que la democracia está en suspenso en Irán si nos atenemos a las afirmaciones del portavoz del consejo de guardianes Abbas Ali Kadkhodaí, el cual afirmaba de manera categórica que estas han sido las elecciones más limpias desde la revolución de 1979, hay que tener en cuenta que afirmaciones de ese tipo encierran en sí mismas un germen antidemocrático, puesto que dan a entender que siempre ha habido manipulación en los resultados electorales, y deja claro que la democracia jamás llegara a Irán, por este motivo hay que poner en cuarentena a el régimen de Iraní que ante el temor a un cambio en el timón de la política de ese país ha decidido hacer fraude electoral para seguir sosteniendo los valores que impulsaron la revolución Islamista de 1979 de los cuales el líder ultraconservador Mahmud Ahmadineyad es su principal representante político.

Por otro lado existe la oposición liderada por el reformista Musaví el cual trata de abrir puentes de diálogo con occidente y es que hay que tener en cuenta dos factores fundamentales antes de dar por validas las intenciones del opositor al actual régimen, el señor Musaví, el primer factor que hemos de tener en cuenta es que cambios puede traer el líder reformista Musaví a un país en el cual todavía de se vive bajo el oscurantismo religioso más próximo al siglo XV y donde la religion es uno de los pilares del actual sistema político de ese país, aunque hay que tener en cuenta que el la revolución del 79 fuera liderada el líder religioso Ruhollah Jomeini, por este motivo habría que preguntarse si realmente el Musaví traerá una profunda reforma del sistema o si de lo que se trata como apunta otras fuentes a una pugna por el poder político en Irán, puesto que si miramos con detenimiento a los manifestantes partidarios de Musaví, son jóvenes disconformes con la política del gobierno y sobre todo mujeres, a estas últimas habría que preguntarles ¿qué clase de democracia quieren? y si el líder reformista una vez en el poder podrá traer ese tipo de democracia al país de los ayatolas.

Por otro lado el segundo factor que hay que tener en cuenta es Musaví y occidente, está claro que Musaví está más próximo a occidente que Ahmadineyad, y que en occidente verían con buenos ojos el cambio de líder en Irán, pero la primera pregunta que me hago es un cambio de régimen político en Irán, ¿abriría las puertas de la energía atómica a ese país a medio o largo plazo?, puesto que un sistema aperturista próximo a occidente supondría la estabilidad política en una de las zonas más conflictivas del mundo actualmente, gracias en parte a la política exterior norteamericana de los últimos 8 años, sería bueno que hubiese un cambio de rumbo en ese país pero hemos de tener en cuenta que con independencia de lo haya o no las realidades sociales de ese país no cambiaran mucho, puesto que podría decirse que tenemos experiencias bastante aleccionadoras con respecto a los cambios políticos en países de la zona pongamos como ejemplo el caso de Afganistán, país que se invadió con el fin de llevar allí la democracia y la libertad, después de una larga lista de bajas militares la gran mayoría norteamericanas, las cosas siguen exactamente igual puesto que aun hoy es normal ver a mujeres con burka por la calle.

En conclusión yo creo que no hay que hacerse ilusiones con la posibilidad de que un cambio de régimen en Irán pueda llevar a ese país la democracia y la libertad plena a la sociedad iraní, por dos razones fundamentales, la primera es que los que actualmente controlan en el poder en Irán no van a cederlo y eso parece que lo han dejado bastante claro en sus declaraciones puesto que ven en la oposición a los enemigos de la revolución del 79, ven en Musaví, al hombre que puede hacer temblar los cimientos del integrismo islámico en Irán, la segunda razón es que aunque llegase al poder Musaví, sería difícil que este llevase adelante el aperturismo a la sociedad Iraní porque en la sociedad todavía recuerdan las cicatrices que dejo el Sha en su intento de occidentalizar Irán, la tercera y definitiva razón es que detrás de la revuelta popular que ha surgido en torno a el fraude electoral en ese país, los defensores del actual régimen ven la mano negra y despiadada de occidente y la acusan de alimentarla y esto es justo lo que necesitan para seguir perpetuándose en el poder, no obstante han olvidado algo esencial, y es que están actuando del mismo modo que lo hizo el tiránico Sha para mantenerse en el poder.


Antonio Garcia Leal ®
Publicar un comentario