sábado, 21 de mayo de 2011

15 DE MAYO REMOVIENDO CONCIENCIAS

El amanecer del movimiento 15 de mayo ha traído a los ciudadanos un vehículo vertebrador para expresar sus ideas y reproches a una clase dirigente que ha obviado muchos de los problemas que afecta a la sociedad, por entrar en una constante guerra partidista, por olvidarse en cierta manera de una sociedad que necesita dirigentes dispuestos y capaces de construir un futuro prometedor para los ciudadanos sobre los que gobiernan con el dinero de sus impuestos, esta corriente de pensamiento que ha salido del salón de casa para instalarse en las plazas de las ciudades de nuestro país lo hace al abrigo del artículo 21 de la constitución española, el cual dota a los ciudadanos del derecho a la reunión pacifica, un derecho que a de estar por encima de la jornada de reflexión, por encima del una caduca ley electoral, que nos aproxima al bipartidismo, el cáncer de la democracia.

Y es que ahora incluso la prensa extranjera se hace eco de las movilizaciones del 15 M y habla de la revolución española, una revolución de hombres y mujeres libre pensantes que solo quieren cambiar el mundo en el que vivimos de forma eficaz pero pacifica.

Aunque mi reflexión al abrigo de esta revolución pacífica, es si realmente la revolución del 15 de Mayo es viable dentro de los márgenes de la lógica, del mundo en el que vivimos, que por decirlo de una manera grafica gira en una dirección constante, porque así ha quedado establecido, mientras que los revolucionarios del 15 de Mayo pretenden hacer que el sistema gire exactamente al contrario de como hasta ahora lo venía haciendo, sin entender que un cambio tan drástico en una sociedad globalizada donde cada país es una rueda dentada dentro de la gran maquinaria del sistema hará imposible que este cambio se realice.

Porque, mas allá de las instituciones del capital, como la banca, mas allá de los hombre que dirigen las grandes corporaciones y de estas en sí mismas, más allá de los políticos que dirigen nuestras instituciones, deberíamos preguntarnos si los hombres y mujeres que lideran el movimiento del 15 de Mayo podrán convencer a la mayoría de los ciudadanos de que el sistema actual ha de cambiar y girar inversamente de cómo gira, podrán hacerlo más allá de las palabras y las promesas sin chocar con un sistema jurídico que aunque sea cambiable forma parte de la maquinaria.

Otra cuestión bien distinta es la relacionada con nuestros representantes políticos, a esos si se les debe pedir que las listas electorales sean limpias, que la democracia sea una democracia verdadera de todos y para todos donde comenzando por el acceso a la jefatura del estado que ha de ser un derecho y no un privilegio, que el sistema impida que políticos corruptos denunciados ante los tribunales puedan concurrir en unas listas electorales, que no sea posible que un político ejerza más de un cargo público, o que las listas electorales sean abiertas y se vote a la persona y no a la lista, que los votos cuenten por igual para todas las formaciones políticas, en definitiva, que las instituciones del pueblo sean del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Por último decir que confió plenamente en quienes están acampados en las plazas de nuestras ciudades y pueblos, aunque espero que entiendan que el sistema no cambiar de la noche a la mañana y que habrá cambios que difícilmente se podrán llevar adelante, por mucho que queramos hacerlo, no obstante podemos mejorar el sistema de forma que este sea mejor de lo que es reconduciéndolo desde dentro.

Antonio Garcia Leal ®

Publicar un comentario