domingo, 28 de agosto de 2011

UN TECHO DE GASTO CONSTITUCIONAL, PARA EL VACIO DE IDEAS

La propuesta de modificación de la constitución para incluir en la carta magna un artículo que ponga techo de al gasto de la administración pública española, está convirtiendo este final de legislatura, en un espectáculo bochornoso, digno de una republica bananera.

Es un acto lamentable de nuestro gobierno, a menos de 100 días de unas elecciones, embarcarse en un proyecto de esta envergadura, que debería estudiarse con detenimiento por parte de todas las fuerzas políticas que representan a los ciudadanos, con el fin de llegar a una modificación que sirva para todos y que sea duradera, en mi opinión es un error. En vez de hacer eso, en plena precampaña electoral, nuestros dirigentes que representan los partidos mayoritarios en el parlamento, han llegado a un principio de acuerdo con la finalidad de modificar la constitución por la vía de la urgencia, para colocar un artículo que limite el gasto del gobierno y hacerlo sin contar con el beneplácito del pueblo mediante un referéndum como establece el artículo 167, apartado 3 de la constitución en el que dice.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida

a referéndum para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de

los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los

miembros de cualquiera de las Cámaras.”

Aunque lo que no alcanzo a entender es porque el nuestros políticos se empeñan en incluir un artículo de esas características en la constitución, que encorsete la autonomía del gobierno que controla todos los ingresos y los redistribuye entre las autonomías, si se puede solventar la cuestión reformando la LGP (Ley general de presupuestos) y la LOFCA (Ley orgánica de financiación de comunidades autónomas), creando reglas de gasto que impidan el gasto desmedido, tampoco se entiende porque nuestros políticos lejos de haber llegado a acuerdos para solventar la crisis económica y de modelo de crecimiento lo que han hecho es pasarse toda la legislatura echándose basura los unos a los otros sin dar una solución a los problemas.

También me resulta difícil entender que nuestros políticos no escuchen la voz de la gente de la calle que es en definitiva para quien gobiernan y pretendan modificar la constitución deprisa y sin tiempo para meditarlo y reflexionar sobre la medida. Lo lamentable de todo esto es que van a modificarla con imponiendo la disciplina de partido a quienes nos representan y la han de respaldar con su voto en el parlamento, olvidando que la disciplina de partido a la hora de votar es el cáncer de la democracia, es el secuestro a la tan ansiada libertad de expresión y el derecho a pensar por uno mismo.

Por eso, como socialista y votante de izquierdas considero una traición al ciudadano esa modificación constitucional, considero que es la primera piedra del final del estado del bienestar, un ciudadano, que no olviden señores diputados sostiene a esta clase dirigente, que se está ab0nando el terreno para convertirse en una casta, como denuncie en mi artículo “Una casta de políticos”, unos diputados que con esa reforma tratan de de poner un techo de gasto a lo que en el fondo es un gran vacío de ideas eficaces para solventar los problemas de la crisis.

“Nos esperan años duros de crisis y miseria, y no porque el país este falto de hombres con ideas, sino porque entre quienes lo dirigen tratan de solventar los problemas pensando de la misma manera que cuando los crearon”

Antonio Garcia Leal ®

Publicar un comentario