domingo, 18 de septiembre de 2011

EL CATALÁN UN PATRIMONIO NACIONAL



Una de las mayores riquezas de las cuales no puede desprenderse una nación, es sin lugar a dudas, su patrimonio cultural, dentro de este patrimonio cultural y catalogado entre los más importantes son los idiomas que componen la geografía nacional, por ese motivo resulta sorprendente que la sentencia del Tribunal superior de justicia de Cataluña avale el final de la inmersión lingüística en beneficio de una serie de personas que venidas de otras partes de España pretenden imponer un sistema dual en la educación Catalana que suponga un cambio que lleva realizándose de forma ininterrumpida los últimos 20 años.

Y es que desde un punto de vista objetivo de la cuestión, deberíamos preguntarnos porque los catalanes han de ceder ante las exigencias de un crepúsculo de población venido de otros lugares, mientras en el resto de España no se hace diametralmente lo mismo, es decir si asumimos los catalanes que en Cataluña se ha de aprender en castellano, también se deberán de atender las reclamaciones de aquellos catalanes que viviendo fuera de su autonomía deseen que sus hijos sean enseñados en Catalán, y es entonces cuando entraremos en un bucle absurdo de corte nacionalista que abra un debate sobre las de razones por la cuales el catalán se ha de circunscribir a un territorio concreto de la geografía Española, mientras que el castellano se ha de imponer a todo el territorio como lengua vehicular en la enseñanza, y ese debate nos empujara a la división.

Por ese motivo desde mi punto de vista sería lógico que el Catalán se mantuviera como legua vehicular en las escuelas de Cataluña, del mismo modo que lo seguirá haciendo el Castellano en el resto de España salvo en los lugares donde exista otra lengua cooficial, puesto que hemos de tener en cuenta que los las distintas lenguas que componen nuestra geografía, nos ofrecen una riqueza cultural que no hemos de perder y a la que no hemos de renunciar, empapándonos en el patriotismo que solo ha servido durante siglos a empujarnos a una división, hemos de ver el Catalán como un puente tendido hacia España que ha de conducirnos a entender de otra manera la forma de pensar de una parte del pueblo, y no verlo como una amenaza al Castellano el cual se sigue hablando no solo en Cataluña sino en el resto de España.

Es por eso que les propongo que el Catalán, junto con el resto de idiomas que componen nuestra geografía, sea una asignatura optativa en la ESO, con la finalidad de dotar a nuestros hijos de esa riqueza cultural que poseemos y es que no hemos de olvidar que las lenguas son una parte de nuestro patrimonio que lejos de dividirnos, tras su estudio compartido nos ha de unir.

Antonio Garcia Leal ®

Publicar un comentario