martes, 15 de marzo de 2016

CARTA ABIERTA A LOS INSOLIDARIOS LIDERES EUROPEOS


Para detener el flujo de refugiados que huyen del hambre la miseria y la muerte en Siria, los líderes UE, ha llegado a un acuerdo con el gobierno Turco pagando 6000 millones de euros para que éste le haga de parapeto, y se convierta este país, 

en un lugar donde legalizar las devoluciones en caliente.

Los dirigentes de la UE han demostrado una vez más el poco interés que tienen los refugiados, y por su sufrimiento, con esta política de desinhibición de los problemas internacionales a través del pago de 6000 millones de euros en Turquía y asumiendo cuota de refugiados ridícula, ante la avalancha humana que campa por el este de Europa en dirección a países de Europa occidental.

Ni la tragedia de hombres mujeres y niños, tragados por el mar, ni la desgracia que viven los refugiados en los campos improvisados ​​ante sus fronteras, donde los gobiernos europeos levantan vallas de alambre de espino que delimitan la miseria de los refugiados, de los dirigentes miserables que miran impasibles su miseria; ni las denuncias de ACNUR, ni las de la ONU que ya han advertido a los dirigente de la UE, que "La expulsión colectiva" está prohibida por la Convención de Derechos Humanos en
su artículo 4, han servido para hacer cambiar de opinión, los dirigentes de la UE, que miran hacia otro lado, abandonando a su suerte, sin garantías a merced de las mafias y de la muerte, a cientos de miles de refugiados en Macedonia en Turquía o que mueran en el mar, camino de la cuna de intelectual de la declaración de los derechos del hombre.

Mucho a llovido desde el día en que la asamblea francesa aprobó La declaración de derechos del hombre y el ciudadano en 1789 que inspiró a las naciones europeas en 1948 a hacer La Declaración de los derechos humanos y mucho más deberá llover porque la esencia de aquellas declaraciones, domine
 de nuevo el seno de la UE, y pondere por encima del dinero, el derecho a la vida y la defensa de las personas. Y es que poco podemos esperar de un organismo que abandonó a su suerte, a sus propios ciudadanos con políticas de austeridad en plena crisis mundial, una organización que rescataba bancos y especuladores, dejando que sus ciudadanos murieran de hambre o vivieran en la más absoluta indigencia para gloria y grandeza del capital.

Fue lamentable decir que eras europeo, cuando veías como la UE rescataba bancos y especuladores, en vez de ciudadanos, es hoy lamentable, ver cómo lejos de invertir esos 6.000 millones a ayudar al indefenso que huyen de la guerra, se sirven de este capital, para pagar a un país de fuera de sus fronteras para que le haga de parapeto de la miseria y la muerte para que sus dirigentes puedan dormir tranquilos y sin problemas.

Europa gira hacia la derecha extrema, con estas políticas; desterrando, de su ideario, palabras fundamentales en los fundamentos de toda gran nación, que con unas u otras palabras se ven expresadas en las que acuñaron los revolucionarios franceses 1789 que dicen "libertad, la igualdad y la fraternidad", a las que el siglo XXI y para un territorio como el de UE, que pretende erigirse como una gran nación de naciones, paladín de la democracia, se le tiene que añadir la solidaridad, algo que brilla por su ausencia en las políticas en materia migratoria por parte de la UE.

Sin embargo me gustaría terminar este artículo diciendo que por suerte, ante la insolidaridad de los dirigente europeos, que desde sus augustas butacas, con los bolsillos llenos, observan desde sus televisores la miseria; está la solidaridad de los ciudadanos de este vasto territorio que se Europa, que están en primera línea ayudando de forma desinteresada, los refugiados y luchando para salvar vidas día tras día y hora tras hora, para frenar esta gran tragedia humana, que ha provocado la guerra, que cada día llega a las puertas de Europa por las fronteras.


Publicar un comentario