lunes, 13 de febrero de 2012

DE MAREA AZUL A TSUNAMI


La marea azul que las pasadas elecciones dejo todo el país en manos de la derecha española, ha pasado de ser una marea, para convertirse en un tsunami terrorífico que está destruyendo los débiles cimientos sobre los que se asientan los derechos de la clase trabajadora española.  El obrero de hoy involuciona a pasos agigantados, por culpa de la especulación financiera, la falta de regulación del sector económico, y sobre todo, por la codicia de unos cuantos especuladores que pretenden atesorar fortunas incalculables e ingastables para tener lujos extravagantes.


En España esta marea azul convertida en tsunami, nos está dejando sin derechos y sin capacidad de maniobra, algo que siempre ha querido la patronal, puesto que su negociación siempre ha orbitado sobre la necesidad de  rebajar el despido hasta llegar al despido libre; algo que conseguirán en poco tiempo, si se lo proponen, y en desmontar el estatuto de los trabajadores que garantiza a la clase obrera, unos derechos que durante 40 años les fueron negados, y que muchas vidas han costado.

La reforma del mercado laboral que propone la derecha convierte ERE en una herramienta más para que la patronal pueda parapetarse; establece que  el periodo de prueba para los contratos  sea de un año y que el trabajador cobre de la empresa y del paro a la vez; se modifica la negociación colectiva, haciendo que se permita la prórroga indefinida de los convenios y la creación de un voluntariado, formado por los parados que cobren prestación, que servirá para cubrir las bajas de los trabajadores de las empresas que se estén formando.



Estos son algunos de los aspectos de la reforma del mercado laboral que nos propone la derecha,  una reforma que desnuda al trabajador, frente al empresario, que rompe las reglas del juego de la negociación colectiva, y que convierte al parado remunerado con su propio dinero en un instrumento de la administración, para que los que ya tienen trabajo puedan crecer en sus puestos, es decir, institucionaliza  un nuevo estamento dentro de la clase trabajadora y crea un escalón más bajo que el trabajador de ETT, el parado  remunerado.

Aunque yo creo que nos está bien empleado, la clase obrera de esta país se subió rápidamente al tren del nuevo rico en el que nos metieron los políticos, todos queríamos tener dos coches, dos casas, y un yate, mientras disfrutábamos de nuestros dos coches que es a lo único a lo que llegamos, dejábamos que los políticos de este país despilfarrasen el dinero de los años de bonanza, mirábamos a otro lado cuando los escándalos de corrupción salían a la luz e incluso ha habido quien después ha seguido votando a los políticos presuntamente corruptos, aludiendo a que era un mal menor.

El colofón final de esta triste historia y el comienzo por ende en nuestra larga travesía por el desierto; es esta reforma del mercado laboral que nos hace involucionar a pasos agigantados, retrocedemos divididos y encadenados, divididos en por los tipos de trabajadores que existen y que si prospera esta reforma pasaran de 4 a 5 clases, que son, los representantes sindicales, los trabajadores indefinidos, los trabajadores eventuales, los trabajadores de ETT y si la cosa prospera los parados subsidiados, estos últimos posiblemente acaben con los puesto de muchos de los  trabajadores de ETT.

Encadenados, a nuestra deudas a largo plazo, que los banqueros nos vendían hace unos años y que ahora parece que son un lastre para sus cuentas, encadenados a unas leyes que defienden al fuerte y que dejan indefenso al débil, un lastre económico que solo sirve para engordar unos mercados mal regulados.

Por eso yo creo que la esperanza está en que cuando ya no nos queden derechos por los que luchar gentes capaces lideren a los trabajadores en su camino hacia la conquista  y consolidación nuevamente de sus derechos, cuando no haya nada habrá que luchar por todo y un poco será un buen comienzo; el camino ha de ser trazado.



“No se trata de hacer sociedades donde
seamos  todos iguales, ni menos aún, de destruir
lo construido para crear algo diferente,
se trata simplemente de crear una sociedad
donde todos estemos en igualdad de condiciones;
equilibremos  pues la balanza”



Antonio Garcia Leal ®
Publicar un comentario