miércoles, 15 de febrero de 2012

SALAS DE ESPERA ERGONÓMICAS




Soy consciente que en tiempo de crisis es difícil poner sobre la mesa cuestiones tan tribales como las de la ergonomía de las salas de espera de un hospital, no obstante, considerando que los hospitales se construyen en periodos de bonanza económica, y que el que los diseña debería de pensar más en las personas que en lo bonitos que puedan resultar estos, me pregunto,  ¿porque las sillas de la sala de urgencias del hospital de Vendrell son tan incomodas? , y porque, en general, salvo contadas excepciones ¿las salas de espera de los hospitales tiene un mobiliario tan poco adaptado a las largas esperas?

Cabria resaltar que con tanto recorte, ahora uno ha de esperar el doble para ser atendido en general, en cualquier servicio médico dependiente de la administración, y cuando se trata de urgencias; esas a las que no puedes recurrir por nada en absoluto salvo si has muerto, la espera se puede eternizar, porque siempre hay alguien peor que tu; porque hay pocos médicos  y porque tu turno nunca llega.  

Por eso con este articulo le sugiero a quien sea menester que estudien cambiar esas sillas de las salas de espera por butacas, posiblemente  más caras,  pero a la vez mas cómodas para que la gente aguante mejor las largas horas de espera en la sala de urgencias de un hospital y en general en cualquier sala de espera.

A ver si por lo menos  se remueve la conciencia de los que diseñan esas salas y las construyen basándose más en al ergonomía y funcionalidad, que en el vanguardismo  esnobista que campa por el sector.


Y a los que por suerte tengan en sus centros asistenciales y  hospitales unas salas de espera funcionales y ergonómicas decirles que se pueden sentir afortunados porque con esto de la crisis hay que aprender a ser pacientes y la paciencia mejora si se hace cómodamente.



Me gustaría decir que no me he dirigido al hospital para sugerirle un cambio del mobiliario, no por falta de ganas, ni porque no lo haya hecho antes en otras cuestiones,  ya que soy un protestador profesional, conocedor de todos los caminos para presentar reclamaciones,  lo que pasa es que conozco la cantinela de que no hay dinero y de que se esta recortando y que por lo tanto mejor no molestarse en hacerlo, por no decir que quizá ni me respondan no seria la primera vez que lo hacen.


Antonio Garcia Leal ®
Publicar un comentario